Asfixia

Yo la abrazaré bien fuerte y me la llevaré conmigo. No tendrá tiempo a decir que no, no podrá negarse. Y tras diversos forcejeos resistirá, dejará de luchar y de agitarse. Y pensará que la mejor opción es dejarse llevar, corresponder mis abrazos y protegerse bajo unas garras que poco a poco le irán asfixiando.

Punto y final


Si pudiera llorar, derramaría una lágrima al tomar la última alma humana.
Punto y final, pensó Loren.
Durante años preparó a conciencia todos sus personajes; torneo sus figuras, esculpió sus rostros y les dio vida con una férrea personalidad.
Pero Lucas, el último de ellos, se convirtió en una alineación de la cual no pudo desprenderse. Su lado perverso se apoderó de él, y tras amanecer, por tercera vez, rodeado de sangre, decidió que era hora de terminar con esta historia. Solo uno de los dos podía sobrevivir. Y así fue como, el día menos pensado, decidió quitarse la vida.

Identidad

Como tantas veces había hecho de niño vaciló suavemente hasta llegar al vestidor. El armario se planteaba como un principio de incertidumbre que albergaba todo su apocamiento. Esta vez, pero, algo había cambiado; se dispuso a abrir el viejo ropero dejando atrás la timidez y fragilidad que años atrás le acompañó, de repente un aura de seguridad le invadió, y una sonrisa pícara se apoderaba de su rostro al descolgar la primera percha . Una falda negra y unos tacones rojos serían el mejor atuendo para no pasar desapercibida, era su estreno y tenia claro que ella iba a ser la protagonista.